Síguenos

Ayurveda

Dadme belleza del alma interior y que el Interior y el exterior sean uno solo” SOCRATES

Literalmente Ayurveda significa “conocimiento de la vida”, vida que comienza a gestarse en el vientre, dando fruto a un ser que al igual que una flor, necesitará espacio, aire, agua, fuego y tierra para crecer y llevar una vida plena.

Ayurveda es el sistema de sanación tradicional de la India, su sistema profundo de medicina para el cuerpo, la mente y el espíritu. Su origen se remonta a unos 5000 años, y es ampliamente considerado como la forma más antigua de sanación en el mundo. Está reconocida por la OMS.

El Ayurveda nos muestra el camino para enriquecernos a nosotros mismos y a los que nos rodean y obtener así un mayor estado de equilibrio y armonía.

Conocida también como “la ciencia de la longevidad”, promueve la salud positiva, la belleza natural y una larga vida. Aunque tiene sus raíces en la antigüedad, se basa en principios universales, constituyendo una corriente de conocimientos que continúa viva y en proceso de crecimiento. Encaja bastante bien con los modelos modernos de curación holística, que ofrecen una visión amplia de la salud total del individuo, una visión que abarca los campos físico, emocional y espiritual.

Ayurveda se basa en la premisa de que la enfermedad es el resultado natural y final de la vida en armonía con nuestro entorno. Entiende que los síntomas de la enfermedad son la forma normal del cuerpo para comunicar la falta de armonía. Con esta comprensión de la enfermedad, el enfoque de Ayurveda para la curación se hace evidente: restablecer la armonía entre el yo y el medio ambiente.

Ayurveda comprende que no hay dos personas iguales, como no hay dos enfermedades similares. Por lo tanto, el Ayurveda no se aproxima a la cura de una enfermedad en general, sino que se acerca a la curación de cada persona en particular.

De manera personal entiendo el Ayurveda como un destello de luz en un día nublado. Como la planta que brota entre piedras y nos acerca una forma natural de cuidar nuestro cuerpo, nuestra mente, nuestras emociones y nuestro espíritu. Adentrarse en el Ayurveda es comenzar a caminar por un sendero de vida, donde el aire que se respira, el agua que bebemos, el sol que nos calienta y la tierra que pisamos están impregnados de fuerza, equilibrio, armonía y felicidad.